El nombre de la rosa (1980)

Algunas características de la abducción que traslucen cierta inclinación hacia una mirada dialógica, especialmente que la abducción es cotidiana, falible y referente a un contexto dado. De hecho, el carácter tentativo de la abducción podría decirse que es debido precisamente a su vinculación al contexto. En El nombre de la Rosa, Guillermo de Baskerville y su alumno Adso tratan de descifrar un mensaje en clave,

«pero la primera regla para descifrar un mensaje consiste en adivinar lo que quiere decir […] lo que hay que hacer es formular hipótesis sobre cuáles podrían ser las primeras palabras del mensaje, y después ver si la regla que de allí se infiere vale para el resto del texto. […] Tal vez estemos en el buen camino. Sin embargo, también podría tratarse de una serie de coincidencias. Hay que descubrir una regla de correspondencia…
−¿Pero dónde?
−En la cabeza. Inventarla. Y después ver si es la correcta. Pero
podría pasarme un día entero probando. No más tiempo, sin embargo, porque, recuérdalo, con un poco de paciencia cualquier escritura secreta puede descifrarse» (Eco, 1999: 238).

Antonio Duarte, tesis (UCM): La abducción: una aproximación dialógica. (Más información aquí.)